¿Cómo funcionan los semáforos LED?

0
864
Iluminación led semáforos

¿Ventajas de los nuevos semáforos led?

Todos habéis notado que en vuestras ciudades van sustituyendo progresivamente los viejos semáforos, compuestos de una bombilla tras un cristal coloreado (verde, ámbar o rojo), por un nuevo modelo que incluye multitud de diminutas lámparas de colores que, en conjunto, y a modo de píxeles, generan un efecto similar al que antes se tenía. La tecnología que emplean estas señales se denomina LED (Light Emitting Diodes o diodos luminiscentes) que consiste en un dispositivo electrónico que emite luz de un solo color cuando pasa electricidad a través de él. De este modo, al agruparse suficientes LEDs en una matriz, éstos pueden emitir la cantidad de luz necesaria para reemplazar un halógeno en aplicaciones tales como semáforos de tránsito, señalización e iluminación ornamental.Este tipo de semáforos tiene ventajas frente a los antiguos: El coste de mantenimiento es menor ya que el funcionamiento del semáforo no depende de que se funda o rompa una bombilla. Al tener múltiples lámparas puede seguir funcionando aunque se fundan varias. Y no hay que acudir con emergencia a arreglar el semáforo. Además, los diodos LED tienen hasta 10 años de vida útil, mucho más larga que las lámparas convencionales. La pixelización permite crear nuevos efectos, como la animación del muñeco verde que anda para indicar el paso a peatones, y que corre para indicar que está a punto de ponerse rojo. O los indicadores numéricos que indican cuántos segundos quedan para que se cierre el paso a los peatones. Muy bajo consumo, del 5 al 15 % de su similar con lámparas incandescentes. Al tener lente incolora, su luminosidad no queda afectada por la luz solar. Condición neutral cuando esta apagado; cierre hermético contra el polvo y la humedad; señalización luminosa uniforme y mejor visión a elevadas distancias.Trabajan a baja tensión adaptándose perfectamente a la mayoría de las fuentes de alimentación de los equipos, y reduciendo al mínimo los posibles riesgos de electrocución. Emiten poco calor ya que el LED es un dispositivo que opera a baja temperatura en relación con la luminosidad que proporciona. Tienen una anchura espectral pequeña, convirtiéndolos de esta forma en el sistema perfecto de iluminación para visión artificial, ya que de esta manera la cámara capta con mucho más detalle el objeto, pudiendo apreciar mejor las posibles imperfecciones del mismo. El LED es un dispositivo de longitud de onda fija pero que puede trabajar en una amplia banda del espectro. Para cubrir todo este ancho de banda existen en el mercado una gran gama de LEDs que nos permitirán iluminar con una longitud de onda especifica, o lo que es lo mismo en un determinado color (rojo, verde, ámbar, blanco e incluso ultra violeta).

¿Cómo funcionan?

Ya saben. Esos en los que en vez de encenderse una bombilla grande, lo hacen varias lámparas pequeñas o puntos de luz denominados LED. Desde el punto de vista físico un LED o diodo emisor de luz, es un dispositivo semiconductor que emite luz monocromática, cuando se polariza de forma directa la unión PN del mismo y circula por él una corriente eléctrica. Este fenómeno no es más que una forma de electroluminiscencia. Su color depende del material semiconductor empleado en la construcción y puede variar desde el ultravioleta, pasando por todo el espectro de luz visible, hasta el infrarrojo. El dispositivo semiconductor está comúnmente encapsulado en una cubierta de plástico de mayor resistencia que las de cristal que usualmente se emplean en las bombillas.

Aunque el plástico puede estar coloreado es sólo por razones estéticas y no influye en el color de la luz emitida. Son varias las razones del uso de los LED, frente a las lámparas de incandescencia:

  1. Ahorran energía dado su bajo consumo; se calcula que necesitan sólo el 10% de la energía que necesitan las lámparas tradicionales.
  2. Suponen una reducción de la emisión de gases a la atmósfera
  3. Tienen una vida útil mayor; se les estima una vida media unas 50 veces superior.
  4. Poseen una mayor seguridad operativa, necesitando mucho menos mantenimiento y siendo más sencillas de recambiar.
  5. Por no hablar de que se trata de una unidad óptica a prueba de luz solar, con una señalización luminosa uniforme y un alto contraste con la luz solar.
En definitiva más rentabilidad, unida a mayor seguridad vial y un mayor respeto por el ambiente. No hay lugar a duda. No tiene comparación. Hay que cambiar las lámparas incandescentes por las LED. Un cambio inteligente.